(Imagen superior: Escaparate en las joyerías Tiffany, NY.)

Hace unas semanas os hablábamos de la importancia de la identidad visual en un escaparate comercial. Otro factor a tener en cuenta a la hora de dar valor a nuestros escaparates y vitrinas es decorarlos en fechas y festividades concretas, en las que el impacto visual genera una mayor acogida entre la audiencia, como puede ser la Navidad.

Un escaparate navideño decorado con gusto y sutileza invita a los viandantes a pararse en frente de él para observarlo, los empuja a entrar en el local para ojear los productos expuestos en la tienda y, lo más importante, los animan a comprar.

El equipo de Smart Room Barcelona ha preparado algunas sugerencias que podéis tener en cuenta si os estáis planteando preparar vuestro escaparate para las próximas y cercanas fechas navideñas.

  1. Equilibrio

Es muy importante conseguir un equilibrio entre la imagen navideña y la imagen propia de la tienda, puesto que, a pesar de tratarse de un escaparate temático, el cliente debe tener claro qué productos se venden en el establecimiento, y qué se está promocionando. 

Los copos de nieve impresos en el cristal enmarcan el producto (que ya es luminoso y atractivo) sin opacarlo.

2. Innovación

El hecho de que los escaparates navideños compartan la misma temática puede llegar a ser un factor contraproducente, ya que pueden llegar a ser muy similares y repetitivos. Por ello, la gracia del escaparatista radica en saber darle un toque de gracia a través de la innovación y la originalidad. ¿Cómo podemos innovar? A través de los colores, las texturas, las formas y la colocación de cada elemento.

Abstraer todos los elementos y llevarlos a la mínima expresión: el muñeco de nieve y la esfera de vidrio solamente están sugeridos mediante volúmenes y figuras geométricas.

3. Adornos que marquen la diferencia

Otra forma de conseguir destacar entre otros escaparates navideños es poner especial cuidado en los adornos que vayamos a usar para la decoración. Lo óptimo es construir y fabricar nuevos adornos y estar atentos a otros escaparates colindantes para hacer destacar el nuestro por encima del suyo y, así, lograr diferenciarnos del resto.

Los elementos que salen del escaparate hacia la calle siempre llaman la atención.

4. La luz, esa gran aliada

La brillantez atrae, proporciona calidez y además nos anima a acercarnos a observar. Es una herramienta de marketing visual muy importante y esencial. Si, además, a la iluminación le añadimos movimiento, el resultado es triunfante: luces que se alternan, algo que se balancea… lo dinámico y luminoso te mueve y conmueve.   

Las estrellas luminosas, además de completar la escenografía, sugieren que la bicicleta vuela.

¿Estáis planeando decorar vuestro establecimiento estas navidades? Desde Smart Room Barcelona podemos ayudarte. ¡Haremos de los productos de vuestra tienda la carta de los Reyes Magos de vuestros clientes!